En la Unión Europea, la biomasa es la más importante y utilizada de las energías renovables, con previsiones para el futuro de aún mayor crecimiento, según datos de la AVEBIOM (Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa). El aprovechamiento de la biomasa como fuente de energía alternativa a los combustibles fósiles es cada vez más significativo entre las energías renovables.

 

Su éxito va ligado tanto a sus ventajas medioambientales como a los beneficios del aprovechamiento energético de residuos o de la elaboración de biocarburantes, convirtiéndose en una energía muy eficiente en diversos planos.

biomasa

 

Tipos de biomasa

La biomasa se puede clasificar en tres grandes grupos:

Natural, generada en la naturaleza sin la intervención humana.

 

Residual, compuesta por residuos sólidos (biomasa seca) o vertidos biodegradables (biomasa húmeda).

 

Producida, representada por los llamados cultivos energéticos, realizados con la única finalidad de producir biomasa transformable en combustible.

 

Sistemas de aprovechamiento de la biomasa

La biomasa puede aprovecharse para producir energía térmica, eléctrica y mecánica. Para ello, se utilizan diversos métodos, que a grandes rasgos pueden diferenciarse en termoquímicos y bioquímicos. Entre los primeros destacan la combustión y la gasificación.

 

Entre los bioquímicos tiene especial relevancia la digestión anaeróbica, por su amplio uso comercial. La utilización de un método u otro depende de las características del combustible, de la demanda y de la naturaleza de su aplicación.

Sistemas basados en la combustión

Consisten en quemar la biomasa a temperaturas muy elevadas (entre 600 y 1.300 ºC) y en presencia de grandes cantidades de aire.

 

Para llevar a cabo la combustión de la biomasa, se pueden usar diferentes tecnologías, como las calderas de parrilla, las cámaras torsionales o los combustores en lecho fluido, con rendimientos de hasta un 95%.

Sistemas basados en la gasificación

En los equipos que trabajan por gasificación, el recurso se descompone térmicamente y, gracias a la acción del calor, se produce un gas combustible, cuyas aplicaciones son similares al gas natural y demás combustibles gaseosos tradicionales.

 

La gasificación se lleva a cabo a través de tecnologías como el gasificador de corrientes paralelas,el gasificador en contracorriente o el gasificador de lecho fluido. La ventaja de estos equipos se produce en los casos extremos, pues a potencias reducidas o muy elevadas, el rendimiento es mayor que en los sistemas de combustión.

combustión-calderas-parrilla-biomasa

Digestión anaeróbica

La digestión anaeróbica se produce en ausencia de oxígeno. En el proceso se consigue la degradación de la materia orgánica gracias a la actividad de unos microorganismos específicos, que la transforman en un gas de alto contenido energético (biogás) y en otros productos que ocasionalmente son denominados “fangos”, y que contienen componentes minerales y compuestos de difícil degradación.

 

El biogás, compuesto principalmente por metano y anhídrido carbónico, puede utilizarse para producir energía eléctrica o térmica, o generar ambas mediante los sistemas de cogeneración. Para producirlo, existen diferentes tecnologías. La implantación de una u otra dependerá, entre otros factores, de las características del vertido que va a ser tratado.

 

Producción de biocarburantes

Por su importancia, la generación de biocarburantes merece un tratamiento exclusivo. Su producción depende del tipo de motor de destino. Para vehículos con motor diésel, se obtienen de cultivos o especies vegetales oleaginosas como el girasol o la colza, mientras que para motores de encendido provocado provienen de cultivos de vegetales ricos en azúcares, como la remolacha o el trigo.

 

Tecnológicamente, el desarrollo es muy completo y no existen impedimentos para su producción, siendo el único inconveniente el coste de obtención, superior al de los carburantes derivados del petróleo.

 

Existen otros métodos además de los comentados, y el desarrollo va en aumento, pues como ha podido verse la utilización de biomasa es una alternativa eficiente y rentable, que permite aprovechar recursos que de otra forma no serían más que residuos, y con el beneficio añadido de disminuir los niveles de contaminación ambiental.

 

Relacionados

Auge del autoconsumo en granjas El interés por las energías renovables sigue tomando fuerza: hasta las granjas se apuntan al auge del autoconsumo. A raíz de la derogación del llamad...
¿Cómo funciona el cargador del coche eléctrico? ¿Sabes cómo funciona el cargador del coche eléctrico? La movilidad eléctrica avanza lenta pero segura. Tras un repunte de ventas en España en el últim...
Tipos de placas solares y sus características La energía solar está cada vez más presente en nuestras vidas y es uno de los grandes protagonistas hacia la transición renovable. ¿Conoces qué tipos ...
Energía fotovoltaica: el plan de la UE para el año... Los diferentes gobiernos europeos y el Parlamento Europeo alcanzaron un acuerdo en el que extienden algunas de las medidas del Horizonte 2020 para el ...