La biometría, en términos puros, se usa para identificar las características físicas, e incluso de comportamiento, de una persona. Aunque aún en plena fase de desarrollo, mucha de la tecnología actual está optando por este innovador método, sobre otros más convencionales. Éste es el caso de los sensores biométricos, una auténtica revolución en lo que a seguridad se refiere.

 

¿Cómo funciona un sensor biométrico?

 

Aunque han avanzado un amplio camino en materia de protección, los actuales sistemas, como los números PIN, las tarjetas magnéticas y las contraseñas, acabarán desapareciendo algún día con la irrupción de la biometría. Y es que contra ella es imposible competir en exactitud, ya que muchos de nuestros rasgos físicos son irremplazables y extremadamente difíciles de falsificar.

 

La tecnología avanza a pasos agigantados y ya es posible encontrar sistemas que identifiquen huellas dactilares, la geometría de la mano, el ADN, un patrón de voz, el del iris ocular, el del rostro, e incluso el de nuestro sistema vascular a través de las venas. Esto ocurre gracias al desarrollo de sensores biométricos, unos artículos que el día de mañana revolucionarán los sistemas de identificación y autentificación.

 

¿Cómo funciona un sensor biométrico?

Un sensor biométrico es un transductor que transforma un rasgo físico y concreto de un ser humano en una señal eléctrica. Por lo general, el sensor interpreta o mide aspectos como la luz, la temperatura, la velocidad (en el caso de una voz, por ejemplo), y otro tipo de estímulos energéticos. Esto se consigue mediante sofisticadas combinaciones de redes de sensores y cámaras digitales o micrófonos cuya imagen o sonido son de alta precisión.

 

¿Cuántos tipos de sensores biométricos existen?

Los sensores biométricos que sirven como sistemas de control de acceso están clasificados en dos grandes tipologías: la biometría fisiológica y la biometría del comportamiento.

 

La biometría fisiológica

Se encarga de medir el reconocimiento de un rostro, una huella digital, la geometría de la mano, el iris de nuestros ojos, y el ADN.

 

Nuestra huella es única

Dentro de esta tipología, encontramos los sensores de huellas digitales. Los surcos de la piel de nuestros dedos tienen una naturaleza absolutamente personal. Por ello, se trata de un rasgo muy útil a la hora de establecer un sensor por motivos de seguridad y, de hecho, algunos Smartphones ya lo incorporan para que el dueño del terminal sea el único con acceso. Lo mismo ocurre en algunas oficinas, cuya entrada está controlada por este tipo de sistemas para evitar fraudes o absentismo laboral.

 

La biometría del comportamiento

Suele usarse para medir la mecanografía (velocidad y pulsación de teclas en un determinado tiempo), la verificación de nuestra firma y el reconocimiento de voz. Aunque parezca mentira, todas las personas tenemos estas 3 características de forma única y exclusiva, hasta el punto que una máquina puede llegar a identificar con absoluta precisión.

 

Firmando con seguridad

El sistema de identificación de firmas funciona analizando y midiendo la actividad física que ejercemos con la mano mientras realizamos nuestro sello personal: la presión que aplicamos, las curvas que hacemos, o la velocidad.

 

Teniendo todo lo anterior en cuenta, los sensores biométricos son una opción útil y segura de cara a incrementar la protección de datos y derechos de una empresa. Es por esto que en el futuro, sustituirán totalmente a los sistemas de acceso actuales y lo harán dotando a edificios, tanto residenciales como industriales, de la máxima seguridad.

Relacionados

DALI PCU y LUXeye, los nuevos sistemas de gestión ... Con el ahorro en mente, cada vez son más los fabricantes y comerciales que sitúan en el centro de sus productos la eficiencia energética y la optimiza...
Descubre qué es la nueva etiqueta Green Premium El cuidado del medio ambiente es muy importante a día de hoy. Cada vez estamos más concienciados del daño que hacemos a nuestro entorno. Por ello, las...
URA SPOT y la tecnología LED: blanco sobre blanco Legrand presenta su último producto en tecnología LED: se trata de la nueva luminaria de emergencia URA SPOT, la más pequeña y discreta de la firma. ...
Novelec Gijón abre sus puertas A orillas del mar Cantábrico y en pleno centro de la costa del principado de Asturias nos encontramos Gijón, una ciudad con más de 5000 años de histor...