Producir electricidad en el propio tejado y abastecerse de ella. Eso es, en esencia, lo que significa autoconsumo eléctrico. La independencia energética ya es perfectamente posible gracias a la tecnología de energías renovables. Una tecnología que ya tiene largo recorrido, pero que no deja de mejorar y ver reducidos sus costes.

 

Hoy, una familia puede plantearse seriamente la instalación de placas de energía solar fotovoltaica en la terraza de su vivienda, sin que eso suponga una catástrofe para su economía. La inversión retorna en pocos años con el ahorro de la factura eléctrica. Una vez retornada, incluso, se podría ganar dinero con el excedente (en caso de ser legal). Sin duda, es un beneficio económico para el núcleo familiar. Pero ¿lo es también en el ámbito nacional?

autoconsumo electrico

 

Los beneficios económicos del autoconsumo

El autoconsumo eléctrico aleja el fantasma de la crisis de los combustibles fósiles. La necesidad energética del hogar, del local comercial o, incluso, de la industria pesada podría satisfacerse con energías renovables y sostenibles. También aleja el fantasma del cambio climático, ya que estas fuentes de energía evitan la emisión de gases de efecto invernadero.

 

En definitiva, el autoconsumo ayuda a reducir la agresión medioambiental. El deterioro que produce esa agresión muestra sus consecuencias en otros ámbitos y corregirlo, evitarlo o paliarlo tiene un coste. Por ejemplo, son aquellos costes relacionados con la desertización, la contaminación, la agricultura, las plagas, las enfermedades, etc. Son las llamadas externalidades, efectos «secundarios» sociales, ambientales y económicos que parecen no tener un culpable concreto (aunque, muchas veces lo tienen), pero provocan unas consecuencias que afectan a todos. El autoconsumo, por lo tanto, ayuda a disminuir los costes que paga la sociedad. No se trata solo de evitar emisiones de gases de efecto invernadero. También supone ahorrar a la sociedad el coste de sus consecuencias.

 

La reducción de emisiones es un objetivo de la UE que se expresa en el programa Europa 2020, que pretende cumplir el Protocolo de Kyoto. Este programa supone una apuesta por las renovables y apoya las políticas públicas y privadas de reducción de emisiones. Pero también se expresa con sanciones y multas para quienes incumplan los límites. El autoconsumo eléctrico colabora en reducir las emisiones totales de España, lo que favorece la economía global.

Las cifras del autoconsumo eléctrico

Sumando el retorno de externalidades y otros factores relacionados con la emisiones de carbono, la FENIE (Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Eléctricas y Telecomunicaciones de España) ha calculado unos ingresos de más de 140 millones de euros para las arcas públicas. Esa cifra se recoge en el estudio Estimación del impacto económico derivado de la implantación de instalaciones de autoconsumo de electricidad para el periodo 2017–2020, que pone sobre la mesa el enorme impacto económico que tiene la agresión medioambiental solo en este sector y cuánto podría ahorrarse el Estado con una apuesta total por el autoconsumo eléctrico.

 

El «desenchufe» de la red convencional implicaría una reducción de ingresos de más de 57 millones de euros por impuestos y peajes de acceso a la red. Sin embargo, la FENIE sostiene que los ingresos totales superarían los 570 millones de euros. Esta cantidad se extrae de la instalación y del mantenimiento de las instalaciones, de la disminución de pérdidas de energía, de la reducción de los costes de la implantación del autoconsumo en sistemas extrapeninsulares y de los ingresos por impacto medioambiental positivo ya mencionados.

 

A este beneficio para la economía española, en general, habría que sumar el de las familias, en particular. El ahorro permitiría potenciar el consumo e invertir en otros ámbitos.

¿Se avecina un cambio de modelo?

Diez veces más ingresos que pérdidas quizá sea un buen pretexto para plantear un debate serio y formal sobre el autoconsumo eléctrico en España. ¿Es el momento de cambiar el modelo?

Relacionados

Energías renovables: los próximos retos El 28 de noviembre de 2017, el Parlamento Europeo, a través de su Comisión de Industria, Investigación y Energía, aprobó una directiva trascendental s...
EL biogás es una de las energías con más potencial... El gas es uno de los productos fósiles más consumidos del mundo y, al menos en apariencia, más necesarios. La humanidad lo usa para producir electrici...
Cómo y por qué instalar un temporizador en un cuad... La eficiencia energética es un objetivo cada vez más necesario, tanto para la salud y sostenibilidad de los recursos del planeta, como para la econom...