Baterías AGM, todo lo que necesitas saber

publicado en: Energías renovables | 0

Las siglas del nombre de la bateria AGM quieren decir, en inglés, Absorbed Glass Mat, es decir, separador de fibra de vidrio absorbente. Está basada en una tecnología moderna que se caracteriza por sobre sus competidoras en que el ácido se absorbe más rápido y mejor, gracias a que una de sus partes son unas placas de plomo.

¿Qué es una batería AGM?

Se refiere al conjunto de baterías que, en su composición, contiene una manta de fibra de vidrio, la cual se encarga de inmovilizar el ácido. Se parecen a sus compañeras solar monoblock, ya que ambas funcionan con plomo ácido.

Utiliza unos separadores de fibra de vidrio absorbente: el AGM. De esta forma, cuando la batería es ensamblada y se le agrega el electrolito líquido, el AGM actúa como una esponja y lo absorbe.

La gran ventaja de esta tecnología es que, si se rompe, no habrá ninguna fuga de líquidos de su interior. Tiene la particularidad de que se puede instalar en cualquier posición sin que eso suponga el peligro de la pérdida de electrolito. Además, tienen la ventaja de que aseguran un suministro ininterrumpido durante los procesos start stop.

baterias agm

¿Cómo funciona una batería AGM?

¿Sabías que estas baterías también se conocen con el nombre de baterías secas o baterías de electrolito absorbido? Son un tipo de baterías VRLA, las cuales pueden ser baterías AGM o baterías de gel. No requieren de ningún tipo de mantenimiento y tampoco consumen agua.

Estas baterías pueden encontrarse en dos formatos distintos: monoblock o formato de vaso. Técnicamente hablando, la conducción de las placas es muy parecida a la de las baterías de electrolito líquido. El recipiente que contiene la batería siempre es de material opaco. En este caso, el electrolito consiste en una solución en gel de ácido sulfúrico. Tiene esa consistencia porque se le añade una sílice especial.

Debido a que absorben mejor el ácido, nos ofrecen una eficacia mayor de masa activa. Además, tienen unos valores de arranque en frío superiores a los de otras baterías evitando así los problemas de los picos de arranque de los motores. Su vida útil es más larga, ya que gracias a su diseño, el material activo apenas se desprende.

Están diseñadas para ser compatibles con equipos electrónicos sensibles, por lo que pueden cumplir con las demandas de las instalaciones fotovoltaicas más exigentes del mercado. También existen modelos auxiliares, llamados power line.

¿Cómo se carga una batería AGM?

Durante el proceso de carga de la batería, el gel que contiene se agrieta, lo que permite que los gases liberados puedan combinarse durante el gaseo. En condiciones normales, no necesitarás añadir agua durante todo su ciclo de vida útil.

Los gases liberados que no se combinan pueden ocasionar que la presión del interior de la batería aumente en exceso. Para evitar esto, cada celda contiene una válvula que permite regular la presión. Así, este peligro se alivia y, al mismo tiempo, se impide la contaminación por agentes externos.

Una aleación de plomo y calcio, que se encuentra en las placas, reduce el gaseo, el consumo de agua y la autodescarga, aunque esto a su vez disminuye la profundidad de descarga y la resistencia mecánica. La carga de estas baterías debes realizarla con una tensión inferior a las del gel, siempre siguiendo las recomendaciones del fabricante.

¿Cuánto dura una batería AGM?

En condiciones normales, una de estas baterías puede tener una vida útil de entre 6 a 8 años. Para garantizar esta duración, es importante que realices revisiones periódicas para comprobar el estado de la misma. Se trata de un análisis que puede mostrar posibles daños o un prematuro desgaste. Detectar estos signos a tiempo puede evitar que se produzcan otros daños en tu instalación fotovoltaica.

Es importante destacar que una batería que ya ha alcanzado el fin de su vida útil debe ser reemplazada de inmediato. De continuar su uso, puede ocasionar ciertos picos de voltaje y tensión que inevitablemente van a dañar otros elementos del sistema. Una medida que debes tener en cuenta a la hora de cuidarlas es asegurarte de que los bornes estén en perfectas condiciones. Cuando estos se oxidan o se aflojan, también producen fallos eléctricos.

Baterías AGM en instalaciones fotovoltaicas.

Las baterías AGM Power y AGM 250ah suponen una excelente opción para instalaciones de energía solar. Una de las razones es que no requieren de mantenimiento, esto es así gracias a que su diseño es sellado. Se trata de baterías recargables mediante el uso de cargador que resultan muy eficaces para almacenar los excedentes de energía fotovoltaica procedentes de instalaciones domésticas o industriales.

En conclusión, es recomendable elegir una batería AGM adecuada a las necesidades de tu consumo y dependiendo del uso que quieras darle. Son excelentes para ser utilizadas en instalaciones en las cuales sea necesario conectar equipos eléctricos con motor, tales como neveras y refrigeradores en general, aire acondicionado o aparatos de climatización. Por todo ello, elegirlas es la mejor opción.

Seguir Equipo Grupo Novelec:

El equipo de Product Managers de Grupo Novelec se implica y responde por cada una de las entradas de este blog. Todos parten de contrastada experiencia en sus campos y son referentes del sector.