Los sistemas de aire acondicionado se basan en el ciclo frigorífico. No generan aire frío, sino que extraen el calor del aire de la estancia en la que están instalados.

 

Generalmente, en los aparatos domésticos este proceso es posible gracias a la circulación de un gas refrigerante. Dicho gas, al cambiar de estado de gaseoso a líquido y viceversa produce el intercambio térmico buscado para extraer el calor local y conseguir un descenso de temperatura.

 

Para ello también es necesaria una unidad exterior. Esta unidad alberga el compresor, el condensador y la válvula de expansión. Y desde aquí es expulsado el aire caliente al exterior.

 

El material del soporte para el aire acondicionado

 

La unidad exterior, por tanto, debe estar fijada en el exterior de la vivienda, existiendo a tal efecto muchos tipos de soportes disponibles.

 

Soporte para el aire acondicionado de Poliamida

 

Se trata de un material de alta resistencia a la degradación y muy robusto, generalmente reforzado con fibra de vidrio.

 

Posee elevadas propiedades mecánicas y buena resistencia al envejecimiento y a los rayos UV, así como a los cambios de temperatura y los cloruros en suspensión.

 

Dependiendo de su morfología, un par de soportes de pared convencionales elaborados con este material soportan unos 90-110 Kg.

Soportes para el aire acondicionado metálicos

 

Hay varias variantes; las hay de chapa, con una capa de pintura anticorrosiva y los que se elaboran directamente con acero inoxidable para ambientes más expuestos a esta problemática (principalmente zonas costeras, entornos húmedos, etc).

 

Otra variante es la de acero galvanizado, también muy resistente a la corrosión.

 

Todos estos tipos tienen una gran robustez: un par de soportes convencionales de pared pueden suportar entre 100 y 130 Kg.

 

Ubicación de los soportes para aire acondicionado

 

Seleccionar una correcta ubicación para la unidad exterior es imprescindible. Como norma general, la unidad exterior debe ser “accesible” por todos los lados. Es decir, que debe tener espacio libre de objetos que puedan impedir su correcta ventilación.

 

También es importante no colocarla en un lugar en el que haya tránsito u ocupación de personas, así como zonas en las que el ruido ocasionado por el equipo pueda ser especialmente molesto.

 

Por lo demás, las unidades exteriores pueden ubicarse en varias localizaciones.

 

Soportes para el aire acondicionado de pared

 

Son soportes con forma de “L” y los hay de muchas medidas y pesos, en función del material empleado. En algunos casos, las dos piezas van unidas por otra pieza metálica. El montaje de este tipo de soportes es muy sencillo.

 

Hay que tener en cuenta que, en algunas poblaciones, no está permitido instalar las unidades exteriores en fachada, por lo que es imprescindible consultar la normativa al respecto en cada zona.

 

Soportes para el aire acondicionado de ventana

 

Permiten instalar la unidad exterior del aire acondicionado bajo la ventana, colgada de la misma y fijando las estructuras al alfeizar.

 

Tienen forma de “Z”, con la pieza intermedia ortogonal.

 

Soportes para el aire acondicionado de tejado

 

Se adaptan a los techos de tejas o a suelos inclinados. Generalmente permiten regular la inclinación, de 10 a 30⁰ aproximadamente.

 

Si bien instalar la unidad exterior en un tejado puede ser buena idea, hay que tener cuidado con las precipitaciones, nieve, etc., que puedan dañar al equipo.

 

Soportes para el aire para Suelo

 

Conformadas por dos piezas en forma de “C” que sirven de patas al equipo y lo dotan de cierta altura para que quede un colchón de aire entre este y el suelo. En ocasiones ambas piezas están unidas por una pieza central.

 

Hay tipos de soportes para aire acondicionado tan variados como las ubicaciones o el ambiente en el que se va a ubicar la unidad exterior. Lo más importante es asegurar su durabilidad y encontrar el lugar idóneo para que la instalación no derive en molestias para terceros.

Relacionados

Mantenimiento de las bombas de calor Las bombas de calor son un sistema cada vez más empleado en el que se desarrolla la climatización de un hogar o establecimiento, con el fin de mantene...
7 ventajas del climatizador evaporativo Debido al calor de la época estival, se hace necesario un sistema de climatización sobre todo en las regiones del sur de nuestro país. Por ello, en es...
¿Qué tipo de caldera me conviene? Una caldera es un equipo que se utiliza para calentar, generalmente agua que circula por una red de tubos y radiadores, para conseguir una temperatur...
¿Cómo calcular la calefacción por radiadores? En el momento de planificar el confort de una vivienda, es conveniente calcular la calefacción para así poder tener en cuenta el tipo de caldera, la p...