El aire acondicionado por conductos está centralizado en un único equipo, que distribuye el aire por conductos hasta las rejillas, que deja fluir el aire en la estancia. Se usa en la climatización de edificios, viviendas, locales y naves industriales.

 

A continuación se exponen las ventajas que aporta este sistema de aire acondicionado:

 

Clasificación según tipos de conductos y rejillas

 

Tipos de conductos

 

Todos los conductos de distribución deben cumplir el reglamento de instalaciones térmicas en los edificios (RITE):

  • Chapa metálica: son de diferentes materiales y se adaptan a cualquier instalación. Requieren de un aislamiento posterior para evitar la pérdida de temperatura, aislar del ruido y proteger el conducto.
  • Lana de vidrio: son paneles rígidos que hacen uso de lana de vidrio aglomerado. En el exterior está cubierto por una capa de aluminio que actúa como protección ante el vapor y hace que el conducto sea hermético.
  • Flexibles: son tubos en forma de fuelle de poliéster o aluminio de longitud máxima de 1,2 metros. Utiliza lana de vidrio como aislante térmico. Su uso está limitado a la conexión entre el conducto principal y las rejillas o para recorridos no superiores a 2 metros.

 

Tipos de rejillas

El único elemento visible de esta instalación son las rejillas, que existen las siguientes:

 

  • Impulsión: son láminas que dirigen el aire hacia una zona u otra dependiendo de la orientación.
  • Retorno de aire: utilizadas para garantizar la circulación de aire, recogiendo el aire de la estancia.
  • Motorizadas: se abren o cierran según la temperatura que esté programada para cada estancia.

 

Instalación del aire acondicionado por conductos

Es un equipo que conecta un compresor con una serie de conductos canalizados, que se distribuyen por todas las habitaciones hasta conectar con las rejillas. Todos los conductos están instalados dentro de los falsos techos y reparten el aire de manera equilibrada e independiente.

 

Si no está realizada la instalación previamente, requiere de una inversión de obra costosa. En zonas con temperaturas exteriores extremas hay que verificar con las especificaciones del fabricante a que temperaturas inferiores a 0°C el rendimiento que ofrecen, ya que según los equipos a estas temperaturas sufren y pierden rendimiento o dejan de funcionar.

 

Mantenimiento

El mantenimiento más complejo de este sistema se centra en realizar una buena limpieza de los conductos, que no son muy accesibles. Por eso se hace uso de robots de dimensiones reducidas, idóneos para realizar esta tarea de limpieza.

 

El único equipo eléctrico es el compresor que genera el aire frio y puede tener averías que corten el suministro de aire acondicionado. Es importante realizar mantenimiento de esta unidad de manera periódica.

 

Sistema centralizado

El aire acondicionado por conducto permite adaptar cada zona a la temperatura deseada de manera independiente. Al tener una rejilla en cada estancia, incluido baños y cocinas, se consigue tener una temperatura equilibrada, un control sobre zonas donde no se requiera climatizar, dejando rejillas cerradas o abiertas según la necesidad.

 

Prestaciones

Este tipo de aire acondicionado estéticamente es muy discreto: no tiene equipos de aire colgados en las paredes, sino que lo único que se aprecia es una serie de rejillas colocadas en pared o techo, pasando inadvertido.

 

Es un sistema muy silencioso ya que el equipo centralizado se instala en zonas de menos tránsito como los baños. Los conductos no hacen ruido y están aislados acústicamente por lo que hace un sistema prácticamente silencioso.

 

Ahorro energético

El sistema de aire acondicionado por conductos es muy eficiente energéticamente, por lo que permite amortizar rápidamente la inversión inicial. Para ello los conductos están aislados y herméticos, evitando así pérdidas de energía.

 

Si se combina con un sistema programado que abra o cierre las rejillas se consigue regular la temperatura y el flujo del aire, con un excelente rendimiento.

 

Nuevas tecnologías

Para conseguir un sistema más personalizado y controlado se hace uso de la domótica, que  controla remotamente el sistema.

 

Mediante relés y sondas de temperatura se mide la temperatura en cada momento; si es más elevada de la programada el relé da la orden de activar el sistema de aire acondicionado, controlándolo desde el teléfono móvil.

 

Por las ventajas que ofrece un sistema de aire acondicionado por conductos, es uno de los más utilizados actualmente en las nuevas obras: consiguen una estabilidad y eficiencia que otros sistemas no pueden aportar.

Relacionados

Windfree de Samsung al descubierto Ya de lleno en el calor veraniego, ha llegado la hora de poner a punto nuestros aires acondicionados…   De nuevo Samsung da un paso más en e...
¿Cómo instalar y mantener equipos con R32? El gas refrigerante R32 se está imponiendo en el mercado gracias a sus muchas ventajas frente a su predecesor R410A.   Entre ellas hay que d...
¿Qué tipo de caldera me conviene? Una caldera es un equipo que se utiliza para calentar, generalmente agua que circula por una red de tubos y radiadores, para conseguir una temperatur...
El soporte para el aire acondicionado, todo lo que... Los sistemas de aire acondicionado se basan en el ciclo frigorífico. No generan aire frío, sino que extraen el calor del aire de la estancia en la qu...