La industria eléctrica está cada vez más llamada a una transformación: una evolución de una red centralizada a una más derivada que exija una mayor interactuación por parte del consumidor. Aquí es donde entran en juego las Smart Grids, o redes inteligentes, que prometen cambiar el modelo de negocio y su relación con todos sus integrantes, desde las eléctricas al consumidor final.

 

¿Cómo funciona una Smart Grid?

 

No cabe duda de que estamos asistiendo a un momento de  como nunca antes se ha dado en nuestra sociedad. Sin embargo, a veces podemos ignorar las verdaderas aplicaciones que este progreso digital pueda tener en la vida diaria.

 

Uno de los ejemplos más atractivos es la aparición de las redes eléctricas inteligentes, una nueva forma de entender y gestionar de manera eficiente la electricidad.

 

 

¿Qué es una Smart Grid?

O, en otra manera de plantearlo, ¿qué hace “Smart” a una red eléctrica?

 

Resumidamente, una Smart Grid incorpora, frente a las redes tradicionales, la tecnología digital necesaria para que una comunicación fluida en ambas direcciones tenga lugar entre la instalación y el usuario. Es decir, es inteligente. Valiéndose de Internet, una Smart Grid usa herramientas informáticas y domóticas, así como la tecnología más puntera y el equipamiento más innovador, para dar una respuesta en firme a la volátil demanda de electricidad.

 

Y es que hay que recordar que la electricidad cuenta con una naturaleza particular: tiene que consumirse simultáneamente al momento de su generación. Una planta eléctrica genera energía, pero no puede almacenarla hasta que sea necesaria.

 

Es por esto que la energía que no se consume, suele perderse, y en un momento como éste, en el que buscamos la máxima eficiencia energética, hay que buscar soluciones. Y las Smart Grids lo son, ya que son el emblema de una transición hacia una futura versión de nuestras redes eléctricas.

 

 

¿Cómo funcionan?

En pocas palabras, una Smart Grid es una red en la que los circuitos hablan, y que es capaz de vigilar su consumo. Se trata de una instalación en la que el consumo será visible en todo momento, y no solo a través de la factura de la luz, y en la que se podrá monitorizar y medir el comportamiento eléctrico de cada uno de los aparatos que están conectados a la infraestructura.

 

Para llevar todo esto a cabo, las Smart Grids incorporarán un sistema informático automatizado, capaz de responder automáticamente a las fluctuaciones de la producción de la energía, pero también de la demanda. Así, se alcanzará una situación en la que tanto el usuario final como el distribuidor cuenten con más información acerca del consumo, y en la que se haga un uso más responsable en todo el ciclo: desde las plantas generadoras hasta el sistema doméstico.

 

 

¿Qué beneficios tienen?

Además, otros beneficios asociados son:

 

  • Una transmisión más eficiente de la electricidad.

 

  • Un restablecimiento más rápido y eficaz tras una interrupción del servicio.

 

  • Reducción en los costes y en las operaciones, y en consecuencia, en los gastos del consumidor final.

 

  • Reducción en los picos de demanda, que también se traducirán en una bajada de los precios.

 

  • Integración a gran escala de sistemas de energías renovables.

 

  • Integración más eficiente de sistemas en los que el propietario sea el consumidor.

 

  • Mayor seguridad.

 

 

Una cuestión de futuro

Todavía hoy las Smart Grids están “gateando”, y es que todavía queda mucho camino por hacer. No obstante, se trata de las líneas a seguir en cuestión de eficiencia energética y ahorro, dentro del cada vez mayor deseo de construir un mundo sostenible.

 

Algunos estudios arrojan datos tan llamativos como la siguiente estimación: si incorporásemos al ámbito doméstico instalaciones de redes eléctricas que fueran tan solo un 5% más eficientes, el ahorro sería equiparable al de las emisiones de 53 millones de coches.

 

Por ello, y como instaladores, cualquier gesto en nuestra mano puede marcar la diferencia en lo que a eficiencia se refiere. Y las redes eléctricas inteligentes son, definitivamente, una apuesta al futuro.

Relacionados

Las propiedades ventajosas de las cajas aislantes Las cajas aislantes para conexiones de instalación eléctrica y cableado están sufriendo una revolución. Las cajas de conexiones se utilizan para poder...
Arquitectura e iluminación El diseño de la iluminación arquitectónica lo constituyen un conjunto de directrices orientadas a tratar las fuentes de luz naturales y artificiales p...
Ledvance ofrece la nueva gama de luminarias Que las luminarias Ledvance sean un referente en el mercado de la iluminación no es sorprendente. Los profesionales del sector tienen ahora la posibil...
Nueva normativa de cables. Las novedades CPR La normativa para productos y materiales de la construcción (CPR) se corresponde con la regulación por mandato ley de la Comunidad Económica Europea p...