El diseño de la iluminación arquitectónica lo constituyen un conjunto de directrices orientadas a tratar las fuentes de luz naturales y artificiales para iluminar los espacios arquitectónicos, tanto en interiores como en exteriores. Ambos tipos de iluminación deben tratarse de forma simultánea y complementaria en arquitectura. Así, el diseño de los espacios responderá a la función de atender las necesidades aprovechando de la mejor forma la luz natural. Y, cuando no sea posible, la luz artificial servirá para suplir la carencia de luz natural pero, además, como recurso estético con muchas posibilidades en cuanto al diseño del espacio.

iluminación y arquitectura

 

La iluminación natural

La luz natural disponible en un proyecto arquitectónico o de decoración se ve influida por la orientación de la estancia y las aberturas que tenga. Pero se puede conseguir mayor luminosidad utilizando de forma estratégica determinadas superficies, materiales y colores.

Aberturas en la construcción

Como regla general cuantas más aberturas al exterior tenga un espacio, mayor será la cantidad de luz natural que reciba. Las ventanas, lucernarios y claraboyas son recursos arquitectónicos para proveer de luz natural. Pero también para conectar distintos ambientes eliminando las paredes y despejar las salidas a los patios y terrazas, haciendo que cumplan la doble función de elementos de paso y proveedores de luz natural.

Colores y texturas utilizados

Utilizando colores claros en las paredes y demás elementos, como puertas y ventanas, se gana luminosidad en las viviendas. Los colores suaves y pasteles dan sensación de amplitud, por lo que son muy apropiados para espacios pequeños. Los materiales lisos y pulidos brindan amplitud a los baños y cocinas en los que se utilizan, como el cemento pulido, tan de moda actualmente, porque reflejan la luz natural que reciben.

La iluminación artificial

La iluminación artificial nos permite rediseñar los espacios cuando no se dispone de luz natural. Son infinitas las posibilidades en arquitectura que nos ofrecen la luz artificial, no solo la de iluminar sino la de reforzar los aspectos creativos y emocionales de los espacios. Hay determinadas cafeterías, comercios e, incluso, estancias de nuestra casa, que nos hacen sentir bien, cómodos, relajados. En muchas ocasiones esa sensación depende, en buena medida, de la iluminación artificial que tengan y cómo se ha jugado con la luz para crear el espacio. Se pueden distinguir varios tipos de iluminación artificial:

Iluminación general

En su forma más tradicional es la iluminación que utiliza un único punto de luz colgando del techo. Si la estancia es amplia es necesario utilizar varios puntos y se puede complementar con apliques de pared. Se utiliza para iluminar de forma global el área seleccionada, evitando las sombras. Es muy frecuente colocar uno o más puntos de iluminación general en cada habitación de una vivienda y en las zonas de paso.

Iluminación puntual

Se utiliza para delimitar un espacio y resaltarlo: se puede entender la jerarquía de los espacios dentro de un local según la intensidad de luz que tengan. También puede servir para crear diferentes ambientes y para realzar determinados elementos arquitectónicos. La estética de un edificio puede resultar más atractiva iluminando columnas, murales y otros elementos singulares.

Iluminación decorativa

Se utiliza para dar aspecto decorativo a una estancia, aunque la iluminación sea escasa para desarrollar otras actividades. Es la luz tenue en las mesillas de noche o en las mesas auxiliares del salón, que proporcionan un ambiente cálido y confortable.

Un buen desarrollo de un proyecto de iluminación en arquitectura debe tener en cuenta los conceptos de percepción y visualizar el espacio iluminado por luz natural y por luz artificial. La correcta iluminación de todas las estancias será determinante para las diferentes funciones que los usuarios realicen en ellas y las sensaciones que perciban.

Si te ha gustado este artículo, tal vez te interese este sobre la iluminación por capas.

Relacionados

Optimización en sistemas de iluminación Los sistemas de iluminación eficientes deben procurar intervenir en dos aspectos: el máximo confort visual con el mínimo consumo de energía. El reto m...
El reciclaje de lámparas y luminarias, una apuesta... La tendencia hacia una economía más eficiente y la apuesta firme de la Unión Europea por la economía circular no se detiene. Todos los productos son s...
La importancia del autoconsumo eléctrico “Con el autoconsumo ganamos todos”. Este ha sido el título de un manifiesto publicado recientemente por parte de la Alianza por el Autoconsumo. En est...
Nueva normativa de cables. Las novedades CPR La normativa para productos y materiales de la construcción (CPR) se corresponde con la regulación por mandato ley de la Comunidad Económica Europea p...